Posiciones que favorecen tu sexualidad

El sexo tendría que ser un sinónimo de placer, pero para muchas personas lo es de agonía. El dolor de espalda puede hacer del acto sexual una tortura, y ahora un estudio científico de la Universidad de Waterloo, Canadá, ofrece consejos para evitarlo. No hay nada como hacer caso a profesionales, como pasa con escortsbarcelona.com.

El estudio ha sido el primero en analizar científicamente los diferentes movimientos practicados durante el coito para reducir el dolor. Los investigadores creen que había una gran demanda social: “Muchos médicos de familia te dirán que las parejas a menudo se preguntan cómo reducir el dolor durante el coito. Algunas incluso deciden dejar de practicar sexo por miedo al sufrimiento” explica el profesor Stuart McGill , de la Facultad de Ciencias Aplicadas de la Salud. “Hasta ahora los doctores no tenían ningún estudio científico para aconsejarlos”, concluye.

Hay vida más allá del “misionero” y el “perrito”

El estudio se hizo invitando a diversas parejas al laboratorio y pidiéndoles que hicieran el amor con sensores enganchados en la espalda. De este modo se pudo ver qué posiciones son mejores y peores para la espina dorsal.

Una posición bastante recomendada para el dolor la espalda es la llamada cucharita, puesto que la posición casi fetal de los cuerpos disminuye la tensión de la espina dorsal. Aun así, no siempre es la mejor solución. “Es un problema muy personalizado” explica la profesora Natalie Sidorkewicz, la directora del proyecto “una posición puede ser buena para uno y mala para otro”.

Diferencia entre hombres y mujeres

En el caso de los hombres, a quienes la cucharita no les funcione, se los recomienda tener relaciones con la chica a cuatro patas. Sería mejor si los movimientos del hombre fueran hechos desde la pelvis, no la espalda.

Para las mujeres, la mejor posición es el clásico misionero, con el hombre encima. Se recomienda poner una pequeña almohada bajo las lumbares de la mujer para una posición más cómoda. A pesar de que a cuatro patas también está bien, que la mujer se aguante sobre las manos, no los codos. Ahora la universidad quiere recoger sus conclusiones en un atlas.

Las peculiaridades del embarazo

Es posible que las posturas sexuales que antes y al inicio del embarazo eran cómodas, resulten incómodas o peligrosas en las etapas más avanzadas del desarrollo del bebé. Por ejemplo, la embarazada tiene que evitar estar estirada con la tripa hacia arriba (la postura tradicional del misionero) en el tercer trimestre, puesto que el peso del útero en crecimiento presiona los principales vasos sanguíneos. Hay alternativas como las que ya hemos mencionado. Lo importante es no dejar de lado el sexo porque es beneficioso tanto para la estabilidad física y mental como para una relación correcta entre los futuros papá y mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *