Yoga Sutra: Mejora tu desempeño sexual con este nuevo método 

Ya hace bastante tiempo que empiezan a sonarnos términos de origen indio relacionados con el mundo de la sexualidad y los beneficios que se pueden obtener aplicando técnicas ancestrales provenientes del subcontinente a nuestras relaciones íntimas, sin ir más lejos el famoso masaje tántrico, optimizado con profesionales como la agencia Cristina’s Secrets, que está orientado a la optimización de la energía sexual y busca, entre otras cosas, una mejora integral del sexo.

Pero en este terreno no está todo inventado, todavía hay mucho que descubrir, y uno de los ejemplos más recientes es el llamado yoga sutra. Así como el yoga es practicado por mucha gente, junto con la meditación, para conseguir mejoras en su vida, el yoga sutrapropone ejercicios diseñados para incidir positivamente en la vida sexual, de ahí su nombre, una clara referencia al legendario libro de posturas sexuales o Kamasutra.

El sexo como referente vital

El yoga sutra defiende que el sexo, igual que la meditación, une a los miembros de una pareja hasta convertirlos prácticamente en uno. Hace apenas unos años un estudio en la India determinó que los hombres que practicaban yoga tenían más deseo sexual, mejores erecciones y una mayor satisfacción tras el orgasmo. Lo mismo ocurría con las mujeres: aumentaba su deseo, se facilitaba su lubricación y se intensificaban los orgasmos.

Esto se debe a varias razones: por un lado, la meditación rebaja el estrés y, al implicar trabajo muscular, normaliza las funciones del cuerpo. Por otro, el yoga mejora la satisfacción general de las personas, de modo que también se enfrentan al sexo con una actitud más positiva y disfrutan más. Y, además, entrando ya en lo que es el yoga sutra propiamente dicho, hay una parte de ejercicios físicos llamados “asana” que consisten en posturas, ejercicios de respiración y meditación.

Por ejemplo la postura de la Mariposa, es decir mantener la espalda recta y juntar los pies por las plantas, acercándose los pies al cuerpo lo máximo posible. Este ejercicio relaja las piernas y estimula los genitales.

O la de la Pinza, que consiste en estirarse con los pies juntos, levantar los brazos, inclinar el tronco hacia delante para terminar juntando pies y manos, una práctica que al parecer también estimula los órganos sexuales.

La del Puente, por otra parte, es aquella en la que, con los pies en el suelo junto al trasero, se empuja la cadera hacia arriba y posteriormente se baja poco a poco la espalda hacia el suelo, casi vértebra a vértebra. Esta asana fortalece la pelvis, en ellas mejora la lubricación y los orgasmos y en ellos la erección y ayuda a controlar la eyaculación.

yoga_sutra

El Sapo, que nos hace poner en cuclillas, con los pies totalmente planos en el suelo, piernas abiertas y con los brazos por delante y juntando las palmas de las manos, aumenta el riego sanguíneo en la zona inguinal.

Para los más flexibles, la postura del Loto, con las piernas cruzadas pero los pies por encima del muslo contrario, los brazos extendidos y los dedos índice y pulgar unidos, aumenta la flexibilidad de las caderas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *